Martes, 17 septiembre 2019
Contacto |  Mapa del Sitio |  Búsqueda
Inicio » Signos » Profec√≠as
El volcán de Islandia, el meteorito en USA. Explicación por Vassula

Tras la reciente erupci√≥n del volc√°n Eyjafj√§llajokull en Islandia, Vassula escribe esta explicaci√≥n porque ata√Īe directamente a las profec√≠as de los Mensajes de La Verdadera Vida en Dios.

Uno de los muchos ejemplos en la Escritura de cómo reacciona Dios en los momentos de rebelión y apostasía se encuentra en Jeremías 4, 23-28. Jeremías dice:

‚ÄúMir√© a la tierra, y he aqu√≠ que era un caos; a los cielos, y faltaba su luz. Mir√© a los montes, y estaban temblando, y todos los cerros trepidaban. Mir√©, y he aqu√≠ que no hab√≠a un alma, y todas las aves del cielo se hab√≠an volado. Mir√©, y he aqu√≠ que el vergel era yermo, y todas las ciudades estaban arrasadas delante de Yahveh y del ardor de su ira. Porque as√≠ dice Yahveh: Desolaci√≥n se volver√° toda la tierra, aunque no acabar√© con ella. Por eso ha de enlutarse la tierra, y se oscurecer√°n los cielos arriba‚Ķ‚ÄĚ

Dios nos ha estado advirtiendo incesantemente que regresemos a √Čl y nos reconciliemos con √Čl, y los unos con los otros. Cristo ha estado suplicando a Su Iglesia que se reconcilie y se una. Ha estado pidiendo a los pastores durante m√°s de 25 a√Īos, en los mensajes de La Verdadera Vida en Dios, que se arrepientan y se reconcilien, logrando la unidad por medio de la unificaci√≥n de las fechas de la Pascua. El mundo entero se est√° descomponiendo por su maldad y su apostas√≠a, transgrediendo no s√≥lo la Ley de Dios, sino todo lo que es Santo, ofendiendo a Dios sin cesar. ¬ŅPor qu√©, entonces, alguien se sorprende cuando la gracia del Esp√≠ritu Santo aumenta en estos tiempos de oscuridad para ayudarnos? Pero la Oscuridad est√° persiguiendo a la Luz una vez m√°s. Durante todos estos a√Īos, muchas personas han estado creando obst√°culos y persecuciones, vertiendo acusaciones, burlas, difamaciones, prohibiciones y calumnias, mientras yo trataba de dar testimonio y trasmitir al mundo la Palabra de Dios, haciendo mi misi√≥n extremadamente dif√≠cil. Muchas de esas personas pensaban que estaban cumpliendo un santo deber hacia Dios...

Dicen las Escrituras: ‚ÄúEn el principio exist√≠a la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios.‚ÄĚ (Jn 1, 1) ‚ÄúLa Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoci√≥. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.‚ÄĚ (Jn 1, 9-11).

A trav√©s de todos estos a√Īos, Nuestro Se√Īor ha tratado de despertar un verdadero entendimiento en todos nosotros, dirigi√©ndonos repetidamente recordatorios: record√°ndonos lo que fue dicho en el pasado por los santos profetas y en Sus propios Mandamientos. Sus llamadas, al igual que las de Nuestra Santa Madre, eran llamadas al arrepentimiento, a la paz, a la unidad y a una vida de oraci√≥n. Nuestro Se√Īor vino y sigue viniendo al mundo de esta manera para iluminar a todos aquellos que se han extraviado, pero hasta el d√≠a de hoy muy pocos han reconocido la gracia de Su presencia y a√ļn menos han aceptado Su llamada. No se olvid√≥ de venir en primer lugar a Su propio dominio, entre los Suyos. Pero la carne, por su dureza de coraz√≥n y su incredulidad, rechaz√≥ el Amor una vez m√°s. Hasta el d√≠a de hoy son muy pocos los que Le han aceptado enteramente en Su misericordiosa llamada al arrepentimiento, no s√≥lo haciendo de menos Su misericordia, sino tambi√©n rechaz√°ndola, no permiti√©ndole reinar en sus corazones.

Hoy la actitud del mundo, igual que la del Fara√≥n, consiste en rechazar, por su terquedad e incredulidad, todo lo que es Santo. Refiri√©ndose a algunos, Nuestro Se√Īor dice que su comportamiento es peor que el de Sodoma y Gomorra.

En el a√Īo 1991, el 11 de Septiembre, exactamente diez a√Īos antes del gran desastre de las dos torres en Estados Unidos, Nuestro Se√Īor, mirando a la tierra con desagrado, nos advirti√≥ con estas palabras:

‚ÄúY Yo, por Mi parte, tengo Mis Ojos puestos en el mundo de hoy, registrando naci√≥n tras naci√≥n, escudri√Īando alma tras alma, buscando algo de calor, algo de generosidad y algo de amor; pero muy, muy pocos gozan de Mi favor. Muy pocos se preocupan de vivir una vida santa. Y los d√≠as vuelan y las horas est√°n ya contadas antes de la gran retribuci√≥n (‚Ķ)‚ÄĚ (De repente, Jes√ļs cambi√≥ de tono, y despu√©s de esperar unos segundos, con un tono muy grave que me dej√≥ sobrecogida, dijo:) ‚ÄúLa tierra temblar√° y se sacudir√°. ¬°Y todo el mal edificado en las Torres (como las torres de Babel) se colapsar√° en un mont√≥n de escombros y ser√° enterrado en el polvo del pecado! ¬°En lo alto, los Cielos se estremecer√°n y los cimientos de la tierra se tambalear√°n! Orad para que la Mano del Padre no caiga en invierno. Las islas, el mar y los continentes ser√°n visitados por M√≠ inesperadamente, a trav√©s del trueno y de la llama. Escuchad atentamente Mis √ļltimas palabras de aviso, escuchad ahora que a√ļn hay tiempo. Leed Nuestros Mensajes y dejad de ser despreciativos o sordos cuando el Cielo habla. (‚Ķ) Pronto, muy pronto ya, los Cielos se abrir√°n y os har√© ver al Juez.‚ÄĚ (11 de septiembre de 1991)

El 11 de Septiembre de 2001 (justo diez a√Īos despu√©s de ese mensaje) el mundo se traumatiz√≥ con la ca√≠da de las dos torres, llev√°ndose tantas vidas, entre ellas las de muchas personas inocentes. Horribles escenas apocal√≠pticas aparecieron ante el mundo entero, pero a pesar del horror que se nos vino encima, en vez de volvernos de verdad hacia Dios y arrepentirnos, el mundo se volvi√≥ peor que antes y se dispuso a la guerra. En vez de entender que esto hab√≠a sucedido por causa de nuestras propias faltas, pecados, culpabilidad, apostas√≠a y rechazo de Dios por parte del mundo, continuamos escuchando a Satan√°s y siguiendo su camino, en vez de seguir el camino que Dios nos estaba mostrando.

Además, antes de eso, Cristo nos había advertido varias veces acerca del tsunami. La primera advertencia se remonta al 10 de Septiembre de 1987:

Escrib√≠ en mi cuaderno: ‚ÄúDe repente Jes√ļs me record√≥ un sue√Īo que tuve la noche anterior y que hab√≠a olvidado. Era la visi√≥n que hab√≠a tenido √ļltimamente, pero parec√≠a peor en mi sue√Īo.‚ÄĚ Entonces dijo el Se√Īor:

‚ÄúEscucha, te he permitido ver la visi√≥n durante tu sue√Īo para hac√©rtela sentir. No, ¬°no hay escapatoria!‚ÄĚ

Yo escrib√≠: ‚ÄúRecuerdo que cuando vi llegar esa cosa roja que ca√≠a del cielo sobre nosotros, como una ola gigante, trat√© de correr y esconderme, aunque sab√≠a que era imposible.‚ÄĚ Entonces pregunt√© a Nuestro Se√Īor: ‚ÄúPero, ¬Ņpor qu√© hacer eso si nos quieres? ¬ŅPor qu√©?‚ÄĚ El respondi√≥:

‚ÄúSe me conoce como un Dios de Amor, pero tambi√©n como un Dios de Justicia.‚ÄĚ Yo pregunt√©: ‚Äú¬ŅQu√© podemos hacer para detener eso?‚ÄĚ Dios respondi√≥: ‚ÄúEnormes reparaciones se requieren ahora de todos vosotros. Uni√©ndoos y siendo uno, am√°ndoos los unos a los otros, creyendo en M√≠, creyendo en Mis Obras Divinas, porque Yo estoy siempre entre vosotros.‚ÄĚ

La noticia del tsunami nos dej√≥ a todos conmocionados y consternados, pero nadie puede decir que Dios no nos hab√≠a enviado avisos. Cuando se recibieron avisos por medio de los que √Čl hab√≠a escogido como portavoces, muchos dijeron: ‚ÄúNo tenemos ninguna necesidad de esas advertencias, tenemos en nuestro poder el consuelo de los libros santos de los Padres y de la Santa Biblia. No hemos dejado nunca de ofrecer sacrificios y tambi√©n oraciones, por tanto, ¬Ņqu√© tiene que decirnos Cristo adem√°s de lo que ya nos ha dicho?‚ÄĚ Y se taparon los o√≠dos.

El 24 de Diciembre de 1991, la v√≠spera del Nacimiento de Cristo, recibimos otro mensaje de √Čl, que estaba muy ofendido:

‚ÄúHoy vengo a ofrecer Mi Paz a toda la humanidad, pero muy pocos escuchan. Hoy vengo en son de paz y con un mensaje de Amor, pero la Paz que ofrezco est√° siendo blasfemada por la tierra y el Amor que les doy est√° siendo burlado y escarnecido en esta V√≠spera de Mi Nacimiento. La humanidad est√° celebrando estos d√≠as sin Mi Santo Nombre. Mi Santo Nombre ha sido abolido y se toman el d√≠a de Mi Nacimiento como un gran d√≠a festivo de ocio, adorando √≠dolos. Satan√°s ha entrado en los corazones de Mis hijos, encontr√°ndolos d√©biles y dormidos. Yo he advertido al mundo‚Ķ‚ÄĚ (24 de diciembre de 1991)

Cristo nos muestra que se siente muy ofendido cuando celebramos la Navidad como un simple día festivo, sin Su Santo Nombre y sin acordarnos de su verdadera causa: el Nacimiento de Cristo.

En Navidad se pide a todo cristiano que celebre el nacimiento de Cristo con alegría, yendo a la Iglesia y celebrando el Santo Nombre de Nuestro Salvador y Redentor. Muchos, a causa de su apostasía, celebran y rinden culto al árbol de Navidad en vez, intercambiando regalos, comiendo hasta enfermar y divirtiéndose hasta la locura.

Después de esa fecha ha habido varios avisos.

Otro aviso nos fue comunicado el 18 de Febrero de 1993:

‚ÄúMirad, se acercan los d√≠as en que Yo voy a venir por medio del trueno y del Fuego, ¬°pero, para Mi aflicci√≥n, os encontrar√© a muchos inconscientes y sumidos en un profundo sue√Īo! Te estoy enviando, creaci√≥n, mensajero tras mensajero para atravesar vuestra sordera, pero ya estoy cansado de tu resistencia y tu apat√≠a. Estoy cansado como nunca de tu frialdad. Estoy cansado de tu arrogancia y tu inflexibilidad cuando se trata de juntarse para la unidad. Has colmado y desbordado la Copa del Estupor. Intoxicados por vuestra propia voz, os hab√©is opuesto a Mi Voz, pero no ser√° para siempre. Pronto caer√©is, porque os hab√©is opuesto a Mi Voz, con los disparates enga√Īosos de la vuestra. Naturalmente, Mi Iglesia est√° en ruinas a causa de vuestra divisi√≥n. (‚Ķ) La tierra se sacudir√° y, como una estrella fugaz, se mover√° de su sitio, extirpando de su lugar monta√Īas e islas. Naciones enteras ser√°n aniquiladas. El cielo desaparecer√°, enroll√°ndose como un pergamino, igual que lo viste en tu visi√≥n, hija. Una gran angustia caer√° sobre todos los ciudadanos, y ¬°hay del incr√©dulo! Esc√ļchame: si los hombres te dicen hoy: "Ah, pero el Viviente tendr√° Misericordia de nosotros; tu profec√≠a no viene de Dios sino de tu propio esp√≠ritu". Diles: Aunque se os considera vivos, est√°is muertos. Vuestra incredulidad os condena, porque os negasteis a creer en Mi tiempo de Misericordia y prohibisteis que Mi Voz se propagara a trav√©s de Mis portavoces enviados a advertir y salvar a Mis criaturas‚Ķ‚ÄĚ (18 de febrero de 1993)

Seg√ļn los cient√≠ficos, cuando sucedi√≥ el terremoto submarino, la tierra entera se sacudi√≥, se detuvo por una fracci√≥n de segundo y se desvi√≥ de su eje normal. La isla de Sumatra y tambi√©n otras islas se desplazaron varios metros de sus lugares originales. Una de ellas, que se cre√≠a hab√≠a desaparecido del todo, fue luego redescubierta en otro lugar.

Despu√©s, el 7 de febrero de 2002, Dios nos envi√≥ de nuevo una √ļltima advertencia. He aqu√≠ un extracto:

‚ÄúMi Reino Imperial est√° a vuestras mismas puertas, pero ¬Ņest√°is preparados para recibirme? Con generosidad y con regia prodigalidad he dispuesto un banquete de alimento espiritual para reanimar vuestro esp√≠ritu. Cuando Yo estaba ah√≠, esper√°ndoos para alimentaros con Mi Propia Mano, para salvaros de la muerte, os negasteis a dar un paso al frente. Considerando, por tanto, vuestra reticencia hacia una verdadera metanoia (arrepentimiento, conversi√≥n), y la hostilidad que en cambio hab√©is demostrado hacia Mis avisos, las anteriores escenas de lamentos que se produjeron (el 11 de septiembre del 2001) el 11 de septiembre del 2001) no son nada comparadas con las ma√Īanas de duelo que os aguardan; ma√Īanas de duelo que ser√°n provocadas por vuestra propia mano. (‚Ķ) (Est√°is) poniendo en peligro no s√≥lo la tierra, sino tambi√©n la estabilidad de todo el cosmos. (‚Ķ) Veo desde lo alto, con dolor, c√≥mo se volver√°n contra vosotros vuestros designios. El mundo est√° ya saboreando los frutos de su propio plato, provocando que la naturaleza se rebele con convulsiones, acarreando sobre vosotros cat√°strofes naturales, asfixi√°ndose con vuestras propias intrigas.‚ÄĚ

Nuestro Se√Īor nos est√° advirtiendo que, por culpa de nuestra apostas√≠a, estamos poniendo en peligro el cosmos; no solamente la tierra, sino el cosmos entero, provocando que la naturaleza se rebele contra nosotros.

Pero eso no es todo, Nuestro Se√Īor nos est√° avisando de eventos venideros a√ļn peores, si no cambiamos nuestros corazones y regresamos a Dios. El Se√Īor dice:

‚ÄúSabes, hija, pronto revelar√© tambi√©n Mi Justicia. Mi Plan tiene un tiempo determinado. Mis llamadas Misericordiosas tambi√©n tienen un tiempo determinado. Una vez que se acabe ese tiempo, Yo mostrar√© a todos, buenos y malos, que Mi severidad es tan grande como Mi Misericordia, que Mi ira es tan poderosa como Mi perd√≥n. Todas las cosas predichas por M√≠ van a suceder r√°pidamente ahora, nada se les puede restar‚Ķ‚ÄĚ (19 de febrero de 1993)

El 7 de enero del 2008, Nuestra Se√Īora me despert√≥ alrededor de las 3:10 de la madrugada y me hizo comprender que, en ese momento, Cristo estaba siendo atacado. El mensaje de Nuestra Se√Īora era que estamos muy cerca de los acontecimientos predichos a los que ha de enfrentarse la humanidad, y que est√°n a la puerta; acontecimientos que son atra√≠dos por la maldad del mundo, el ego√≠smo, la falta de amor, acontecimientos que resultan del rechazo del mundo a la Palabra de Dios, de su rencor, su hipocres√≠a y su impiedad.

Nuestra Se√Īora dijo que la tierra est√° en peligro y que sufrir√° fuego. La ira de Dios no puede contenerse m√°s y caer√° sobre ellos porque el hombre se niega a romper con el pecado. Que la Misericordia de Dios durante todos estos a√Īos era para atraer al mayor n√ļmero posible a √Čl, extendiendo Su Brazo para salvarlos, pero s√≥lo unos pocos lo entendieron y escucharon. Que Su tiempo de Misericordia no durar√° mucho m√°s y que llega el momento en que todos ser√°n puestos a prueba y la tierra vomitar√° r√≠os de fuego de sus entra√Īas y la gente del mundo comprender√° su miseria y su impotencia por no haber tenido a Dios en sus corazones. Dios es firme y fiel a Su Palabra. Ha llegado el momento en que los de la casa de Dios ser√°n puestos a prueba, y aquellos que rechazaron Su Misericordia probar√°n Su Fuego. (Aqu√≠ pregunt√© por las personas de la Iglesia que nos persiguen y est√°n ciegos a Sus Obras de Misericordia) Nuestra Se√Īora dijo que √©sos tambi√©n sufrir√°n lo que merecen.

Nuestra Se√Īora sigui√≥ hablando acerca del sacrificio. Me pidi√≥ que recordara a todos que Dios nuestro Creador nos pide que nos comprometamos m√°s con √Čl, y que estar convertido no es suficiente sin sacrificios y oraciones tenaces. Que si uno dice que est√° convertido y que ha encontrado a Dios a trav√©s de La Verdadera Vida en Dios, debe ofrecer m√°s sacrificios como acto de inmolaci√≥n. Hay varias maneras de mostrar a Dios nuestro amor y generosidad. Que nadie puede decir que ‚Äúsomos personas de la verdadera vida en Dios‚ÄĚ sin ofrecer amor sacrificial. Que aquellos que verdaderamente aman a Dios est√°n bendecidos y no deben tener miedo en esos d√≠as. Nuestra Bendita Madre dice que aquellos que perseveran en las penurias son bendecidos. Que est√° contenta con todos los sacerdotes (el clero) que comparten y promueven esas Obras de Dios (como los que siguen La Verdadera Vida en Dios y que est√°n abiertos al Esp√≠ritu), que deben permanecer confiados porque han recibido gracias especiales del Esp√≠ritu de Dios y que por medio del Esp√≠ritu se han fortalecido en el Se√Īor y para Su plan de salvaci√≥n. Que Cristo les concede Su paz.

Si alguno sirve y se inmola como ofrenda, el juicio que ha de llegar por medio del fuego no será tan severo con él, porque en su espíritu estará gozando de la llamada de Dios que le dio la vida.

Nuestra Se√Īora dijo que muchos han desertado, pero mucho ser√°n levantados. Muchos han fallado en mantener la Palabra de Dios asegurada en sus corazones y han transgredido la Palabra que les fue dada no s√≥lo a trav√©s de los mensajes de La Verdadera Vida en Dios sino tambi√©n a trav√©s de la Escritura.

El 28 de noviembre del 2009, el Se√Īor me llam√≥ y me dio una oraci√≥n que deb√≠a distribuir, pidi√©ndonos que la rez√°ramos implorando Su Misericordia. Esto fue lo que el Se√Īor dijo:

Dirígete a Mi, Vassula, de este modo:

"Padre Tierno, no desates tu ira sobre esta generación,
no sea que perezca por completo.
No desates sobre Tu reba√Īo la aflicci√≥n y la angustia,
porque las aguas se secar√°n y la naturaleza se marchitar√°.
Todos sucumbir√°n ante tu ira sin dejar rastro.

¬°El ardor de Tu Aliento inflamar√° la tierra transform√°ndola en un yermo!
Desde el horizonte se ver√° una estrella.
La noche ser√° arrasada y las cenizas caer√°n como la nieve en invierno,
cubriendo a Tu pueblo como fantasmas.

Ten Piedad de nosotros, Dios, y no nos juzgues con dureza.
¬°Acu√©rdate de los corazones que se alegran en Ti y T√ļ en ellos!
¡Acuérdate de tus fieles y no dejes que Tu Mano caiga con fuerza sobre nosotros!
Antes bien, por Tu Misericordia, levántanos e implanta Tus preceptos en cada corazón. Amén"

El 14 de abril de 2010, el volcán Eyjafjällajokull entró en erupción, produciendo, como todos nos enteramos, una nube de ceniza. Toda la región alrededor del volcán fue evacuada. Algunas personas tomaron videos en las proximidades y no se podía ver bien a pocos metros, debido a las nubes de ceniza en la atmósfera. Todo estaba gris y cubierto de ceniza. La economía del tráfico aéreo resultó trágica, ya que hubo muchas cancelaciones de vuelos y se perdieron diariamente millones de dólares. Frutas, pescado y otros productos se pudrían en los almacenes. Los viajeros quedaron atrapados en todo el mundo.

Cuando ese mismo volc√°n entr√≥ en erupci√≥n hace unos a√Īos, no par√≥ de escupir ceniza durante un a√Īo y medio. Mientras escribo este art√≠culo, todav√≠a estamos esperando a ver cu√°ndo se detendr√° esto.

Sin embargo, acontecerá algo peor en esta tierra si la gente, como el Faraón, sigue ignorando los signos de los tiempos, y entonces será demasiado tarde.

El 14 de abril de 2010, se vio una brillante ‚Äėestrella‚Äô en el horizonte, en el Medio Oeste de los Estados Unidos. ¬°Fue espectacular! Se tomaron del fen√≥meno muchos videos que se pueden ver en youtube.

Dios sab√≠a que este meteorito se estaba acercando a la tierra. Uno deber√≠a preguntarse, ¬Ņpor qu√© nos dio Dios, el 28 de noviembre de 2009, una oraci√≥n que menciona la ‚Äėestrella en el horizonte‚Äô? Creo que era para que, si rez√°bamos esa oraci√≥n (y lo hicimos), evit√°ramos el desastre. He aprendido con el tiempo que Dios tiene una vara de medir y que es un Dios que escucha los tratos. Igual que ocurri√≥ con Abraham (un experto en hacer tratos) respecto a las ciudades de Sodoma y Gomorra. Dios dijo a Abraham que estar√≠a dispuesto a perdonar a esas dos ciudades aunque hubiera s√≥lo 10 justos en ellas. Pero no hab√≠a ninguno, excepto Lot y su familia. Dios lo mide todo con esa vara de medir: mide nuestro amor, nuestra fe, nuestras oraciones, nuestro comportamiento; nuestra sinceridad, nuestra compasi√≥n hacia los dem√°s, nuestra caridad. Mide Su tiempo de misericordia hacia nosotros. Mide el tiempo que tenemos para la conversi√≥n, etc. Y hay algo que sabe seguro: que no somos como Abraham que sab√≠a hacer tratos con √Čl. Esto es un hecho. Como sabe que somos como fideos h√ļmedos y blandengues, y con nuestra mente borrosa no intentamos siquiera hacer tratos con √Čl, ¬°nos pone incluso en la boca las palabras pertinentes para el trato, para que las digamos! ¬°Est√°n en la oraci√≥n que nos dio el 28 de noviembre de 2009! Si no, ¬Ņqui√©n dice que el meteorito no estaba destinado a estrellarse contra la tierra y a cubrirnos en tal caso de cenizas? √Čl nos hab√≠a puesto en la boca las palabras ‚Äúno desates Tu ira sobre nosotros‚ÄĚ, dos veces. Porque si Su ira se desatara, ‚Äúlas aguas se secar√°n y la naturaleza se marchitar√°‚ÄĚ. S√≠, si el meteorito se hubiera estrellado contra la tierra esa noche, hubiera causado esa clase de da√Īo. Como se dice en la oraci√≥n ‚Äúlas llamas convertir√≠an la tierra en un yermo‚ÄĚ. Se podr√≠a haber estrellado de noche en cualquier lugar, incluso en una gran ciudad como Chicago, en el Medio Oeste de los Estados Unidos, como dec√≠a la oraci√≥n, ‚Äúy las cenizas caer√°n como la nieve en invierno, cubriendo a Tu pueblo como fantasmas‚ÄĚ.

En la oraci√≥n que Dios ped√≠a, √Čl pone en nuestras bocas incapaces las s√ļplicas ‚Äúten Piedad de nosotros, Dios, y no nos juzgues con dureza‚ÄĚ. Luego, record√°ndole a los fieles y a aquellos que Le aman, Le suplicamos que tenga al menos a √©stos en consideraci√≥n. Esta oraci√≥n nos fue dada para que la utiliz√°ramos para hacer un trato con Dios. As√≠ lo hicimos; esta oraci√≥n fue rezada en el mundo entero, puesto que tenemos grupos de oraci√≥n en el mundo entero. Yo dir√≠a que era una oraci√≥n ‚Äúpara hacer un trato‚ÄĚ. Esto es lo que Dios quer√≠a o√≠r de nosotros, y con esto, as√≠ lo creo, ha disminuido Su ira y, por Su misericordia, el impacto de tal meteorito. Todo se atenu√≥ y el volc√°n de Islandia empez√≥ a lanzar sus cenizas por todos los cielos europeos, paralizando el vuelo de todos los aviones durante m√°s de una semana. Las compa√Ī√≠as perdieron millones de d√≥lares al d√≠a. Las personas, como era el inicio de las vacaciones, se quedaron atrapadas por millares, durmiendo en los aeropuertos, tomando transportes por tierra que les llevaban d√≠as para llegar a sus destinos. No fue un asunto de menor importancia. Esta semana permitieron que volaran s√≥lo unos pocos aviones, pero a√ļn no sabemos por cu√°nto tiempo ese volc√°n puede seguir escupiendo polvo y cenizas, y qu√© es lo que va a ocurrir.

Como dije anteriormente: quiz√°s tambi√©n, esto fue s√≥lo un peque√Īo ‚Äúaperitivo‚ÄĚ de lo que realmente puede sucedernos, un preludio si no nos corregimos. El ‚Äúplato principal‚ÄĚ est√° por venir. Mucha gente alrededor del mundo est√° seguramente viviendo con apat√≠a y con un esp√≠ritu de letargo, sin Dios. Han metido a Dios en un caj√≥n y se han asegurado de echarle la llave y trag√°rsela. No hay forma de abrirlo. Muchos eclesi√°sticos est√°n prohibiendo a Dios hablar a Su pueblo como lo est√° haciendo ahora, y aconsejan a los fieles que tampoco escuchen, prohibi√©ndoles asistir a las reuniones e impidi√©ndoles as√≠ conocer la Voluntad de Dios. No son mejores que los disc√≠pulos de Jes√ļs en su incredulidad. Cuando Cristo resucit√≥ y ‚Äúse apareci√≥ a los Once‚ÄĚ, dice la Biblia, (Mc 16, 14-15), ‚Äú‚Ķestando a la mesa los once, se les apareci√≥ y es ech√≥ en cara su incredulidad y su dureza de coraz√≥n, por no haber cre√≠do a quienes le hab√≠an visto resucitado‚ÄĚ.

¬ŅQu√© cre√©is que Jes√ļs har√° de nuevo ante sus corazones endurecidos y su incredulidad? ¬ŅLes felicitar√° por su incredulidad bajo pretexto de ser prudentes: ‚Äú¬°Bien, hab√©is hecho muy bien en impedir a mis fieles que Me escucharan!‚ÄĚ? No, les recriminar√° por supuesto, como lo hizo entonces a Sus propios disc√≠pulos.

El 18 de Febrero de 1993, Dios nos advirtió diciendo:

‚ÄúEl sexto sello est√° a punto de ser roto y todos vosotros estar√©is sumidos en la oscuridad donde no habr√° iluminaci√≥n alguna, pues el humo surgido del Abismo ser√° como el humo de un inmenso horno, que oscurecer√° el sol y el cielo. Y con Mi Copa de Justicia, os voy a hacer semejantes a serpientes y v√≠boras. Har√© que os arrastr√©is sobre vuestro vientre y com√°is el polvo, en esos d√≠as de tinieblas. Os aplastar√© contra el suelo para recordaros que no sois mejores que las v√≠boras... Os sofocar√©is y ahogar√©is en vuestros pecados. En Mi c√≥lera, os pisotear√©, ¬°os aplastar√© bajo mis pies con Mi ira! (‚Ķ) Cuando llegue la Hora de las Tinieblas, os mostrar√© vuestro interior. Dar√© la vuelta a vuestra alma, y cuando ve√°is vuestra alma tan negra como el carb√≥n, no s√≥lo experimentar√©is una aflicci√≥n como nunca antes, sino que os golpear√©is el pecho con angustia, diciendo que vuestra oscuridad interior es mucho peor que la oscuridad que os rodea. En cuanto a ti... As√≠ es como voy a exponer Mi Justicia a las naciones, y todas las naciones sentir√°n Mi sentencia cuando llegue esa Hora. Yo har√© que la vida humana escasee m√°s que nunca antes. Luego, cuando Mi ira se aplaque, establecer√© Mi Trono en cada uno de vosotros, y juntos, con una sola voz y un solo coraz√≥n y un solo lenguaje, Me alabar√©is a M√≠, el Cordero.‚ÄĚ

Una vez m√°s se nos concede tiempo para arrepentirnos antes de que la ira de Dios caiga sobre nosotros. Aparentemente en F√°tima y en los mensajes de Akita, Nuestra Se√Īora nos avisaba sobre el Castigo de fuego que ha de llegarnos si no cambiamos nuestro coraz√≥n y seguimos de verdad a Dios. La ira de Dios se manifestar√° con fuego. √Čste ser√° el Castigo explicado en los mensajes de La Verdadera Vida en Dios. ¬ŅPor qu√© Dios, tan amoroso, dir√≠an algunos, nos hace esto? El Se√Īor Jes√ļs, cuando yo le hice esa pregunta, contest√≥: ‚ÄúSi mor√≠s, es por vuestra apostas√≠a‚ÄĚ. S√≠, la Apostas√≠a provoca la Justicia de Dios y aunque √Čl nos de tiempo, un d√≠a, dijo Jes√ļs, el Padre gritar√°: ‚Äú¬°Basta!‚ÄĚ

Esta profec√≠a o aviso, si quer√©is llamarlo as√≠, acerca del castigo de fuego, ya no puede ser retirado. El Padre dijo, ‚Äúnada puede restarse ya de ello‚ÄĚ. Es demasiado tarde para retirarlo del todo, pero lo que podemos hacer es disminuir la fuerza de ese castigo por medio de la oraci√≥n, el arrepentimiento y un cambio de vida para vivir santamente. Estamos llamados a vivir una Verdadera Vida en Dios. Dios puede ablandarse, igual que lo hizo con N√≠nive.

Los mensajes de La Verdadera Vida en Dios no son profecías de pesimismo y fatalidad. Dios nos los da en estos tiempos de misericordia para hacernos entrar en vereda. Son una llamada desde el Amor sublime de Dios. Dios no nos permitirá eternamente que ofendamos Su Santo Nombre y vivamos en la impiedad. Esta es la razón por la que viene, por Su misericordia, para darnos muchos avisos.