Miércoles, 19 septiembre 2018
Contacto |  Mapa del Sitio |  Búsqueda
Inicio » F.A.Q. » Introducción
Los cuatro posibles orígenes de los mensajes

Cualquiera que niegue los mensajes de La Verdadera Vida en Dios o dude de su autoridad divina tiene que enfrentarse inevitablemente a la pregunta: ¿De dónde, entonces, provienen los mensajes? En respuesta a esta cuestión sólo encontraremos cuatro alternativas:

(1) Vassula Ryden ha inventado los mensajes y los está haciendo pasar como comunicados de Dios.

(2) Vassula Ryden es una persona demente y los mensajes son fruto de sus alucinaciones que le hacen creer que está hablando con Dios.

(3) Los mensajes de La Verdadera Vida en Dios provienen del Diablo, o de algún otro espíritu maligno.

(4) Los mensajes de La Verdadera Vida en Dios son exactamente lo que pretenden ser: mensajes de Dios; del Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob; de la Santísima Trinidad de Dios Padre, Dios Hijo Jesucristo y Dios Espíritu Santo.

¿Se trata de una meditación personal o de una alucinación?
Podemos rechazar de inmediato las opciones (1) y (2) por ser radicalmente imposibles. Los mensajes que se han publicado hasta el momento – desde 1985 a 2003 –comprenden unas 600.000 palabras (en comparación, la Biblia King James tiene alrededor de 800.000 palabras). Incluso los oponentes más virulentos de Vassula Ryden no han sido nunca capaces de descubrir más que unas pocas líneas que pretenden tachar de teológicamente incorrectas.

La idea de que Vassula Ryden – que antes de 1985 apenas había pisado la Iglesia y no tenía ninguna formación teológica ni verdadero conocimiento de la Biblia – hubiera podido inventarse ella misma esos mensajes es sencillamente imposible. ¿Por qué razón hubiera ella querido inventarse los mensajes y pasar por profeta de Dios? Hasta 1985 vivió una vida familiar perfectamente normal y feliz, dedicando su tiempo a pintar, jugar al tenis y hacer vida social. No tenía ninguna razón para querer cambiar su vida y menos aún para empezar a mentir no sólo a todos sus conocidos, sino también a todos los que iba encontrando diciéndoles que estaba recibiendo mensajes de Dios. Esta reflexión , por tanto, invalida la opción (1). Y de igual modo hay que rechazar la opción (2), pues la idea de que alguien que sufre alucinaciones pueda producir 600.000 palabras de intachable teología – o como sus oponentes argumentarían, ‘casi’ intachable teología –es imposible. Esto nos deja reducidos a las opciones (3) y (4).

Puesto que las opciones (1) y (2) no son viables, los más virulentos oponentes de Vassula se ven obligados a sostener – cuando se enfrentan a la pregunta sobre el origen de los mensajes – que Vassula recibe esos mensajes del Diablo, o como probablemente preferirían llamarlo, de un “espíritu maligno”. Pero de nuevo nos vemos obligados a rechazar esa otra opción. ¿Cómo es posible que Vassula haya sido objeto de semejante estafa durante más de veinte largos años, mientras el Diablo conseguía engañarla consistentemente haciéndole creer que los mensajes que recibía eran de Dios cuando de hecho eran de él? Hay que preguntarse por qué extraña razón haría esto el Diablo. Consideremos los hechos siguientes:

1- La lectura de los mensajes lleva a la conversión
Las personas que leen con seriedad La Verdadera Vida en Dios no pueden sentirse inducidas a creer que Dios no existe o que deberían llevar un estilo de vida no cristiano, ni mucho menos pensar que deberían involucrarse en una religión o culto basado en la adoración a un Dios falso.

Por el contrario, los cristianos no practicantes que leen los mensajes y creen que son auténticos encuentran que su fe y su entendimiento de Dios se profundizan y que su vida de cristianos se vuelve más intensa y más en conexión con Dios. ¿Por qué querría el Diablo cambiar así las vidas de los cristianos, tanto no practicantes como practicantes, a través de los mensajes de La Verdadera Vida en Dios?

2- Los mensajes van en contra de Satanás.
Los mensajes de La Verdadera Vida en Dios previenen consistentemente a los lectores contra Satanás y contra sus artimañas para hacernos actuar en contra de los deseos de Dios. La primera mención a Satanás en los mensajes se da el 21 de febrero de 1987: ‘Yo estoy en medio de todos vosotros; pero, a pesar de todo, Satanás os está siguiendo porque ha encontrado medios para seduciros y haceros caer en sus redes impías’. ¿Por qué querría el Diablo avisarnos de sus propias artimañas?

El 7 de marzo de 1987 Vassula recibe una visión terrorífica del infierno y del Diablo, y seguidamente un mensaje dice: ‘Quiero que Mis hijos entiendan que sus almas viven y que el maligno existe; todo lo que está escrito en Mi Sagrada Palabra no es un mito: Satanás existe y busca la ruina de vuestras almas; sufro al veros aletargados y ajenos a su existencia; Yo vengo para haceros advertencias, para daros señales, pero, ¿cuántos de vosotros leen Mis advertencias como si fueran cuentos de hadas?’ De nuevo nos preguntamos, ¿por qué iba el Diablo a darnos ese aviso en su contra?

Hay muchos mensajes en contra del Diablo
La imagen del Diablo en los mensajes de La Verdadera Vida en Dios no es precisamente halagadora. Se hacen 274 referencias a ‘Satanás’ y todas ellas son negativas. Describen a Satanás como ‘un demente, ardiendo de ira’ ( el 7 de marzo de 1987 y también el 9 de septiembre de 1987), como mentiroso, haciendo que la gente se vuelva ciega a la verdad ( 12 de diciembre de 1987), como ‘pomposo… y…vano’ (14 de octubre de 1988), atacando a Vassula Ryden constantemente, tratando de que la gente deje de leer o de creer en los mensajes (27 de abril de 1988) y procurando por todos los medios dejar a la humanidad ‘sin luz, sin felicidad, sin misericordia’ (31 de enero de 1991). Se le muestra en general ‘envidioso’ de Vassula y de la humanidad (12 de febrero de 2000). ¿Por qué iba a querer el Diablo que creyéramos todo eso de él?

4- Los mensajes nos advierten de la existencia del Infierno
Los mensajes de La Verdadera Vida en Dios advierten con contundencia que hay un Infierno y que existe un peligro muy real de que muchas personas que hoy se pasean por la tierra vayan allí después de su muerte, si no cambian de vida.

Uno de esos mensajes, recibido el 22 de octubre de 1996, dice: ‘Os digo solemnemente que el hombre que se lance voluntariamente a los pies de la Bestia, adorándolo y aceptando sus reinos del mundo, será arrojado al fuego del infierno’. Otro mensaje recibido el 9 de agosto de 1988 dice: ‘¡Si supieras cuántas almas caen cada día en el infierno! Su número es alarmante… desde cardenales hasta niños pequeños’. Nos guste o no la idea de que exista un Infierno, nos resulte ofensiva o no la idea de que tanta gente vaya al Infierno, la pregunta persiste: ¿Por qué querría el Diablo aterrarnos tanto ante la posibilidad de ir al Infierno? ¿Para que no caigamos en él?

5- Los mensajes estimulan a la conversión
La Verdadera Vida en Dios nos estimula constantemente a hacer cosas que se supone que el Diablo no quiere que hagamos. El 9 de febrero de 1990, Vassula Ryden recibió el siguiente mensaje, destinado a todo el mundo:’Deseo que oréis por todos los obispos y sacerdotes; deseo que escuchéis todas las enseñanzas de aquellos que me representan: deseo que ayunéis y hagáis penitencia; deseo que recibáis Mi Sagrada Eucaristía tan a menudo como podáis; deseo que vayáis a confesaros por lo menos una vez al mes; deseo que leáis diariamente un pasaje de las Escrituras; deseo que reparéis por los demás por medio de sacrificios; deseo que recéis el Rosario y, si es posible, los quince Misterios’. ¿Por qué querría el Diablo animar a la gente a hacer precisamente lo que más daño le hace?

6- Los mensajes estimulan a rezar a San Miguel
Se alienta a las personas que creen en la autenticidad de La Verdadera Vida en Dios a rezar tres oraciones diarias: una es una oración a Jesús, otra es una oración a la Virgen María y la tercera es una oración a San Miguel Arcángel (ver el mensaje recibido el 4 de mayo de 1988). Dejando de lado la pregunta obvia de por qué el Diablo querría animarnos a rezar cualquiera de esas oraciones, nos preguntamos por qué iba a alentar a la gente a rezar precisamente la oración a San Miguel Arcángel que dice: ‘Arcángel San Miguel, defiéndenos en el combate, sé nuestro amparo contra la perversidad y las asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que merodean por el mundo para la perdición de las almas.’ ¿Por qué querría el Diablo que alguien rezara semejante oración?

7- Consideremos los intereses del Diablo
A la vista de todo esto, es casi imposible creer que los mensajes de La Verdadera Vida en Dios provengan del Diablo o de algún otro ‘espíritu maligno’. Los oponentes más encarnizados de Vassula podrían intentar argüir, como respuesta, que el mensaje viene efectivamente del Diablo, pero que el Diablo hace todas esas cosas que hemos apuntado antes para confundir a la gente, haciéndola creer que provienen de Dios. Al fin y al cabo ha de simular que los mensajes vienen de Dios para que éstos sean aceptados.

Pero nosotros, a nuestra vez, podemos preguntar: ¿qué gana exactamente el Diablo difundiendo los mensajes de La Verdadera Vida en Dios? ¿Qué beneficio saca de ello para estar dispuesto a correr el riesgo de que a través de ellos la gente se convierta y crea en Dios, que crea además que el Diablo es repulsivo y que ha de ser evitado a toda costa, que crea en el Infierno y en la necesidad de evitar cualquier cosa que les pueda conducir a vivir allí para toda la eternidad, que empiece a llevar una vida que muchos considerarían extremadamente piadosa, y encima rece cada día pidiendo protección contra el Diablo? En resumen: ¿qué gana exactamente el Diablo haciendo que la gente crea en los mensajes de La Verdadera Vida en Dios? Esta pregunta no ha sido nunca planteada por los críticos de Vassula Ryden – hasta el momento, que sepamos – porque no hay ninguna respuesta convincente.

Lo máximo que cualquiera de sus críticos podría argumentar, si se planteara la cuestión, es que hay uno o dos errores doctrinales en los mensajes de La Verdadera Vida en Dios – cosa que por supuesto negaríamos – y que dichos mensajes han sido comunicados por el Diablo para inducir a la gente a caer en esos errores. Pero esta respuesta carece totalmente de peso. Nadie va a ir al Infierno – objetivo prioritario del Diablo – porque su teología contenga uno o dos errores. Por el contrario, miles y miles de personas que leen los mensajes de La Verdadera Vida en Dios y creen en su autoría divina, evitarán ir al infierno precisamente por el cambio de vida que esa lectura y esa convicción han provocado en ellos. Si los mensajes de La Verdadera Vida en Dios provinieran del Diablo, representarían un monumental error de juicio por su parte, y nadie ha sido jamás capaz de decir que el Diablo no sea inteligente.

Y finalmente podemos preguntar a quienquiera que siga argumentando – contra toda lógica y razón – que los mensajes de La Verdadera Vida en Dios provienen del Diablo: ¿y dónde está Dios en todo este asunto? He aquí una mujer que hasta 1985 llevaba una vida totalmente satisfactoria, normal y feliz. Y – según sus detractores – el Diablo la engaña entonces, haciéndola creer que recibe mensajes de Dios. Y veintitantos años más tarde, tanto ella como miles y miles de otras personas – teólogos, sacerdotes y laicos – siguen engañados. ¿Dónde está Dios? ¿Por qué iba Él a permitir que sucediera algo así? Cada día, Vassula y esos miles y miles de personas que creen en los mensajes de La Verdadera Vida en Dios ruegan ‘…y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal.’ ¿Acaso Dios no iba a responder a esas oraciones, dejando sobradamente claro el auténtico origen de los mensajes de La Verdadera Vida en Dios? De nuevo no encontramos respuesta alguna que resulte convincente para justificar ese supuesto engaño que alegan sus detractores.

Conclusión
La opción (3) es sencillamente insostenible. Y esto nos deja sólo con la opción (4) para explicar con sensatez el origen de los mensajes de La Verdadera Vida en Dios, es decir, que los mensajes provienen realmente de Dios. Ésta es la única explicación racional sobre el origen de los mensajes de La Verdadera Vida en Dios. No existe ninguna otra explicación sensata.

Quienes rechazan los mensajes de La Verdadera Vida en Dios porque ponen objeciones al ‘tono’ de los mensajes o porque no están de acuerdo con algo que según ellos es como los ‘guías ciegos’ de la Biblia, que ‘cuelan el mosquito y se tragan el camello’ (Mateo 23,24). No están dispuestos a creer en algo que en realidad es muy fácil de creer: que Jesús pueda hablar de una manera tan íntima con alguien como Vassula según lo hace en los mensajes de La Verdadera Vida en Dios, o que Jesús diga ciertas cosas que dice en esos mensajes. Y sin embargo están dispuestos a creer en algo que es literalmente insostenible: que los mensajes de La Verdadera Vida en Dios han sido inventados por Vassula Ryden, o que son producto de sus dementes alucinaciones, o que provienen del Diablo.

Reflexiónenlo ustedes mismos.